12/8/17

¿En qué consiste el Truvada? El tratamiento que previene contagios de VIH que está analizando el Minsal

¿En qué consiste el Truvada? El tratamiento que previene contagios de VIH que está analizando el Minsal

latercera.com.-Claudia Soto

En octubre la ministra de Salud, Carmen Castillo, recibirá una propuesta del área de Control de VIH/Sida de la cartera, donde se analiza la factibilidad de incluir este medicamento como método preventivo, y transformarse así en el segundo país de la región en utilizarlo después de Brasil.

Forma parte de la Lista de Medicinas Esenciales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y hoy el Minsal se encuentra analizando incluirlo dentro del sistema público para evitar más contagios de VIH. Se trata del Truvada, un profiláctico que puede ser utilizado como preexposición (Prep) o post exposición (Pep) y que ayuda a prevenir infecciones o enfermedades.

La utilidad de este tratamiento -que ha hecho que varios países, incluido Brasil, lo tengan dentro de sus políticas públicas de salud- radica principalmente en que ayuda a que quienes hayan tenido relaciones sexuales riesgosas puedan prevenir el contagio. El Truvada está compuesto por dos antídotos contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana: fumarato de disoprocilo de tenofovir (Viread) y emtricitabina (Emtriva) y es comercializado en Chile, pero quienes lo adquieren es de forma privada o en mercados negros.

Debido a su alto valor, jóvenes que se encuentran en peligro de haberse infectado se agrupan y compran el medicamento juntos, según información de la Corporación Sida Chile, ya que su precio comercial supera los $400 mil.

En conversación con La Tercera, el jefe del Programa Nacional de Prevención y Control de VIH/Sida, Edgardo Vera, explicó que lo que se está evaluando actualmente es que el Truvada sea utilizado como mecanismo post exposición sexual, es decir, que una persona que tuvo una relación de riesgo lo suministre para prevenir un contagio. Hasta ahora el fármaco es utilizado como post exposición en los trabajadores de la salud y en quienes hayan sido víctimas de abuso.

Sin embargo, el experto indicó que “el Prep no es para todos. Es para una población que tiene prevalencia de VIH sobre un un 3%, esto es, la población transgénero y la población gay. Además, tiene que ser altamente adherente al tratamiento, es decir que la persona tome la terapia de pre exposición no a veces, sino que de forma constante. El perfil son personas sexualmente activas”.

Vera detalló que la posible utilización del Truvada está siendo analizada por un comité de trabajo que en octubre le presentará un piloto a la ministra de Salud, Carmen Castillo. Este piloto considera el financiamiento, cómo serán las horas médicas y los exámenes que se aplicarán, entre otras temáticas, para que la secretaria de Estado tome la decisión. Debido al alto costo del medicamento para Chile -bordearía los $150 mil para el sistema público- además se baraja la posibilidad de solicitar una colaboración a la Organización Panamericana de la Salud, para optar a precios más justos y realistas para la situación del país.

Pero no todo es miel sobre hojuelas con este fármaco. Y es que pese a que puede ayudar a prevenir contagios, su efectividad no es 100% segura. Y por otra parte, especialistas sostienen que el tratamiento solo funciona con el VIH, y que no impide la posibilidad de infección de otras Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), por este motivo llaman a no sustituir el uso del condón.

El lunes pasado, en la comisión de Salud de la Cámara de Diputados, Vera hizo el anuncio donde además se indicó que en octubre además se presentará una propuesta sobre la viabilidad de permitir la venta de test rápidos de VIH en las farmacias.

Esto ocurre luego de que se informara que en los últimos seis años hubo un aumento de 66% en nuevos casos de contagio, que pasaron de 2.968 en 2010 a 4.927 en 2016.

El examen rápido tiene un 99,7% de efectividad y se encuentra vigente en el Instituto de Salud Pública (ISP) desde 1999.

1/6/17

Tengo sida... Tócame [1-6-17]

 
Tengo sida... Tócame

Janne Antin se paró en medio de una plaza de Helsinki para denunciar los prejuicios


A pesar de las campañas de información sobre el VIH quedan muchos prejuicios y tabúes sobre la enfermedad y su forma de contagio. Janne Antin, un joven finlandés, quería demostrar esto y realizó este experimento. Se paró en medio de una plaza en Helsinki con un cartel, en el que se leía: 'Tengo VIH, tócame". El experimento generó todo tipo de reacciones: algunos lo miraron con curiosidad, otros le sacaron fotos... hasta que una mujer le agarró  la mano. Otra le tocó el hombro. Y entonces varios hombres, mujeres y niños lo abrazaron y lo besaron. La reacción lo emocionó y rompió a llorar.

26/5/17

7 cosas que la gente con VIH quiere que todos sepan

7  cosas que la gente con VIH quiere que todos sepan

En alguna época los diagnósticos de VIH se consideraban una “pena de muerte” pero nuevos estudios prueban que esta idea es casi obsoleta.

huffingtonpost.com.mx

En alguna época los diagnósticos de VIH se consideraban una "pena de muerte" pero nuevos estudios prueban que esta idea es casi obsoleta.

Revisando la información de casi 88 mil personas con VIH descubrieron que la gente joven que recibe tratamiento tiene una esperanza de vida "casi normal" gracias a los avances en terapia antiretroviral.

Se espera que un paciente de 20 años que empieza su tratamiento hoy puede vivir hasta los 78 años, lo que se acerca mucho a la esperanza de vida de la población en general que es de 81 años.

Los mejores tratamientos también han logrado que para muchos hombres y mujeres su VIH no se detecte, lo que significa que los niveles de VIH en la sangre son tan bajos que las pruebas para medir la carga viral no los detectan y que la enfermedad no pueda transmitirse a través del contacto sexual ni a una nueva generación.

A pesar de estos grandes avances, existen muchas ideas erróneas en torno al VIH. Para cambiar esto y acabar con los estigmas les presentamos siete puntos que la gente con VIH quiere que todo el mundo sepa.

1.No te hace una mala persona


Gus Cairns, quien fue diagnosticado con HIV en 1985, quiere que los medios y la gente deje convertir en villanos a los afectados.

"La gente con VIH es considerada peligrosa. Presentando una metáfora riesgosa, se nos ve como terroristas virales que caminan entre la gente portando un virus listo para explotar", escribió en un blog del HuffPost UK.

"Falso. No somos malos. Cualquiera puede contagiarse de VIH en un momento de descuido, durante una mala época de sus vidas o por simple mala suerte":

2. Las mujeres también se contagian de VIH

Ann Marie Byrne, abuela y activista con VIH, cree que "con frecuencia se olvida a las mujeres" cuando se habla de VIH, tanto en las conversaciones diarias como en los medios.

"Se nos considera un grupo de menor riesgo que el de los hombres gay pero los estigmas de las mujeres son mayores o peores porque la gente normalmente nos pinta como 'promiscuas' y merecedoras de contraer este virus", declaró previamente.

"En los medios sociales la gente una palabras como 'karma' y hablan de esta 'enfermedad asquerosa'. Se nos presenta como 'sucias' y poco dignas de compasión en comparación con mujeres que padecen otras enfermedades a causa de nuestros 'opciones de vida' lo cual, por supuesto, es totalmente falso".

3. Puedes tener una familia


En 2015 Andrew Pulsipher, de Phoenix, EU, subió una foto de él con su esposa y tres niños sanos para acabar con los mitos de que un portador de VIH no puede tener hijos.

Pulsipher es VIH positivo de nacimiento, sus padres le transmitieron la enfermedad. Él y su esposa tuvieron tres hijos con un tratamiento de fertilidad.

"Tener una familia negativa puede ser lo más positivo de tu vida" dijo.

"Yo sé que el VIH tiene un estigma negativo, pero no tiene que ser así y quiero ayudar a cambiar esto. Es una enfermedad tratable y puedes llevar una vida normal. Yo soy prueba de eso".

4. La educación sexual no es suficientemente buena

El activista con VIH James Hanson fue diagnosticado con la enfermedad a los 18 años y considera que hay que proporcionar una mejor educación sobre los riesgo a la comunidad LGBT y a los adolescentes.

"Creo firmemente que el sistema educativo le falla a la comunidad LGBTI todos los días, dijo en un blog para HuffPost UK. "Ganamos la batalla sobre la igualdad de edad de consentimiento y el matrimonio igualitario en el Reino Unido, nuestra siguiente batalla es que la educación sexual inclusiva sea obligatoria en todas las escuelas".

"El sistema educativo es una de las influencia más grandes en la vida de la gente joven, por tanto tienen una responsabilidad muy importante porque tienen que asegurarse de que la comunidad LGBT y en general dejan la escuela con la información que necesitan para su vida".

5. Hay mucha vergüenza en torno al VIH


Paul Thorn creó el programa La hora feliz VIH con la intención de hacer consciencia de lo que significa vivir con esta enfermedad. Aseguró al HuffPost UK que aprender a manejar la vergüenza interna es un enorme reto después del diagnóstico.

"Viví avergonzado durante muchos años por portar VIH. Me abstuve de buscar trabajos que quería y de buscar relaciones con la gente que encontraba atractiva porque pensaba que no me querrían", dijo.

"Ese tipo de sentimientos existen de tal forma en lo más hondo de tu ser que llegas al punto en que ni siquiera soportas mirarte en el espejo. Me ha tomado años darme cuenta de que valgo y de que necesito pensar en mí, incluso amarme un poco".

6. Puedes hacerte tatuajes

No existen casos documentados de transmisión de VIH a causa de los tatuajes, pero a causa de las ideas erróneas sobre la enfermedad mucha gente no se da cuenta.

Rob Curtis dijo anteriormente al HuffPost UK que un artista de tatuajes no lo aceptó cuando le informó a la recepcionista que era VIH positivo.

"Me molestó muchísimo que esto fuera un problema. Yo informé al estudio que era VIH positivo y que estaba recibiendo medicamentos antivirales lo que significa que no se puede contagiar a nadie", dijo.

"La artista tenía que haberlo sabido, así es que me sentí muy decepcionado porque permitió que sus ideas preconcebidas se interpusieran en el camino de su arte."

7. Es bueno ser diagnosticado

Philip Christopher Baldwin fue diagnosticado con VIH en 2010 a los 24 años. Dice que ser examinado y recibir un diagnóstico positivo es mejor que vivir en ignorancia.

"Hay aproximadamente 17 mil personas en el Reino Unido que no conocen su estatus de VIH. Si eres VIH positivo y no lo sabes, tu salud puede estar en riesgo. Dos quintos de las personas VIH positivo en el Reino Unido son diagnosticados demasiado tarde." escribió en su blog del HuffPost UK.

"Al resultar negativo pones punto final a cualquier duda que puedas tener sobre tu estatus de VIH. Si resulta positivo podrás comenzar un tratamiento, asegurando así que te mantengas saludable."

23/5/17

La mayoría de los estadounidenses con el VIH no tienen el virus controlado [23-5-17]

La mayoría de los estadounidenses con el VIH no tienen el virus controlado, según los CDC
Unos expertos estadounidenses apuntan a la indiferencia y a la falta de acceso a la atención

Menos de la tercera parte de los estadounidenses que tenían el VIH en 2011 lo tenían controlado, y la mayoría no recibían atención médica de manera regular o no sabían que tenían el virus, según un nuevo estudio de EE. UU.

El estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. estima que el 70 por ciento de los 1.2 millones de estadounidenses que vivían con el VIH en 2011 no tenían el virus bajo control, aunque las terapias de combinación de medicamentos pueden suprimir de manera efectiva el virus antes de que pueda llegar a ser SIDA en toda regla.

Una combinación de indiferencia y falta de acceso a la atención médica parecieron superar a la ignorancia como un factor motivador en los casos de VIH sin controlar, reportaron el martes los investigadores del Centro Nacional para el VIH y el SIDA de los CDC.

"Para las personas que tienen el VIH y el SIDA, no es suficiente con saberlo, sino que también deben recibir atención médica", dijo el director de los CDC, Tom Frieden, en una conferencia de prensa del martes.

"Para los sistemas de atención sanitaria, no es suficiente con diagnosticar a los pacientes", añadió. "Hay que responsabilizarse por cada paciente que se diagnostica en un centro de salud, para proporcionarle la atención más sensibilizada, efectiva y apropiada culturalmente, de tal manera que entre en tratamiento, se mantenga en él, viva más tiempo y con una mejor salud, permanezca fuera del hospital y no contagie a otros".

Cuando se usan de forma consistente, los medicamentos antirretrovirales pueden mantener controlado el VIH en niveles muy bajos en el cuerpo, lo que permite a las personas con el VIH que vivan más tiempo y tener una vida más sana, señaló Frieden.

La supresión viral también reduce la probabilidad de que los pacientes trasmitan el VIH a otras personas. Se ha mostrado que el tratamiento reduce la transmisión sexual del VIH en un 96 por ciento, señalaron los CDC, y las directrices clínicas estadounidenses recomiendan que a todo el mundo a quien se diagnostique el VIH reciba tratamiento.

De las casi 840,000 personas que no habían conseguido la supresión viral, los investigadores hallaron que:

  • el 66 por ciento habían sido diagnosticados, pero no recibían atención médica para el VIH de manera regular;
  • el 20 por ciento todavía no sabían que se habían contagiado;
  • el 4 por ciento recibían alguna atención médica pero no se les había recetado un tratamiento con antirretrovirales,
  • y al 10 por ciento se les recetó un tratamiento con antirretrovirales pero no habían conseguido suprimir completamente el VIH.

El estudio no encontró ninguna diferencia estadísticamente significativa en la supresión viral según la raza, la etnia o el sexo, lo que es "esperanzador", comentó el Dr. Jonathan Mermin, director del Centro Nacional de Prevención del VIH y el SIDA, la Hepatitis Viral, las Enfermedades de Transmisión Sexual y la Tuberculosis de los CDC.

Pero los investigadores hallaron que los adultos jóvenes tienen un riesgo mayor de tener el VIH descontrolado, ya que solamente el 13 por ciento de las personas de entre 18 y 24 años habían alcanzado la supresión viral. "Más que cualquier otro grupo, nuestros jóvenes no están recibiendo la atención médica que necesitan", dijo Mermin, que también habló en la conferencia de prensa.

Esto es así en gran parte porque los adultos jóvenes tienen menos probabilidades de que les diagnostiquen el VIH. Solamente se han diagnosticado a la mitad de los de entre 18 y 24 años que tienen el VIH, en contraste con más del 90 por ciento de las personas de a partir de 45 años, dijo el informe.

"Para acabar con la diferencia según la edad en la supresión viral, tendremos que realizar un mayor esfuerzo para llegar hasta los adultos jóvenes con las pruebas del VIH", indicó Mermin.

Mermin comentó que el acceso a la atención del VIH puede ser difícil, sobre todo para las personas que viven en la pobreza o que sufren problemas de abuso de sustancias.

Pero incluso las personas con medios pueden encontrar dificultades para seguir el tratamiento del VIH, dijo Frieden.

"No es fácil seguir el tratamiento para una infección que quizá no presente síntomas y que se ha de seguir de por vida", señaló. "Por esta razón es tan importante que los servicios para las personas con el VIH sean sensibles, de acceso fácil y sin barreras económicas".

Los CDC esperan mejorar el diagnóstico y el tratamiento del VIH a través de esfuerzos iniciados en 2010 como parte de la Estrategia Nacional para el VIH y el SIDA, comentó en la conferencia de prensa el Dr. Eugene McCray, director de la División de Prevención del VIH y el SIDA de los CDC.

McCray dijo que estos esfuerzos incluyen unas asociaciones innovadoras que hagan que las pruebas del VIH sean sencillas, accesibles y rutinarias.

Los esfuerzos adicionales incluyen programas que ayuden a los departamentos de salud a identificar a los individuos que se han quedado sin atención médica. Las campañas de concienciación pública sobre la importancia de realizar las pruebas del VIH y el tratamiento continuo del VIH también son clave, indicó McCray.

17/5/17

Los pacientes de hepatitis C con VIH podrían enfrentarse a un mayor riesgo de enfermedad hepática [17-5-17]


Los pacientes de hepatitis C con VIH podrían enfrentarse a un mayor riesgo de enfermedad hepática

Los hallazgos del estudio se sostuvieron incluso entre aquellos a quienes les iba bien en el tratamiento contra el virus que causa el SIDA

Entre las personas con hepatitis C, el riesgo de enfermedad hepática grave es mucho mayor entre los que también tienen VIH que entre los que no tienen el virus que causa el SIDA, halla un estudio reciente.

Esto es así incluso entre los pacientes de VIH que por lo demás se benefician de la terapia antirretroviral para tratar el virus, señalaron los investigadores de la Universidad de Pensilvania.

Analizaron datos de más de 4,200 pacientes que tenían tanto hepatitis C como VIH y que recibían terapia antirretroviral. Además, observaron datos de más de 6,000 pacientes que solo tenían hepatitis C. Los pacientes recibieron atención entre 1997 y 2010.

Los pacientes de VIH y hepatitis C tenían una tasa un 80 por ciento más alta de enfermedad hepática grave que los que solo tenían hepatitis C, según el estudio, que aparece en la edición del 18 de marzo de la revista Annals of Internal Medicine.

Incluso los pacientes de VIH y hepatitis C que tenían una buena respuesta a la terapia antirretroviral para el VIH seguían presentando una tasa de enfermedad hepática grave un 60 por ciento más alta que los que solo tenían hepatitis C.

Las enfermedades hepáticas graves fueron más frecuentes entre los pacientes de VIH y hepatitis C con fibrosis hepática avanzada, diabetes y anemia grave, y entre los que no eran negros, también halló el estudio.

"Nuestros resultados sugieren que se debe dar una consideración seria a iniciar un tratamiento para la hepatitis C en los pacientes que tienen infección conjunta de VIH y hepatitis C, sobre todo entre los que tienen fibrosis hepática o cirrosis avanzadas, para intentar reducir el riesgo de complicaciones del hígado graves y potencialmente letales", planteó en un comunicado de prensa de la universidad el autor líder del estudio, el Dr. Vincent Lo Re III.

Lo Re es profesor asistente de medicina y epidemiología de la división de enfermedades infecciosas y del departamento de bioestadística y epidemiología de la universidad, además de investigador del Centro Penn de Investigación del SIDA.

"Al tomar medidas antes, podríamos ser capaces de reducir el riesgo de enfermedad hepática avanzada en los pacientes de infecciones conjuntas", añadió Lo Re.

Alrededor del 20 al 30 por ciento de los pacientes de VIH también tienen hepatitis C, probablemente debido a unas causas compartidas de infección.

22/4/17

Las mujeres con VIH sufren doble discriminación al enfrentarse a un puesto de trabajo [22-4-17]

Las mujeres con VIH sufren doble discriminación al enfrentarse a un puesto de trabajo

El hecho de ser mujer aún hoy en día es discriminatorio a la hora de conseguir un trabajo, si a eso se le suma tener VIH/sida, la posibilidad de incorporarse al mercado laboral es más complicado, tal y como señalan desde Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida (Seisida), con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se celebra este jueves.

Actualmente es complicado saber exactamente el número de mujeres discriminadas por el VIH, ya que, como explica a Europa Press la gerente de SEISIDA, la psicóloga Mª José Fuster, por lo general "ocultan su situación", en gran medida por el miedo a la reacción de los demás.

"La situación de la mujer es desfavorable en general en el ámbito laboral, en el ámbito del VIH la situación se hace más grave porque la mujer tiene una vulnerabilidad mayor a nivel psicosocial porque tiene más dependencia económica, cargas familiares, cargas que ya existen en la mujer sin VIH, y que la hace más vulnerable", añade.

En el ámbito laboral más del 24 por ciento de los pacientes con VIH afirma haber sufrido discriminación, hasta un 35 por ciento ha abandonado en alguna ocasión el trabajo y hasta un 28 por ciento ha decidido no buscar trabajo o no presentarse a una promoción laboral por la enfermedad

"El problema de las personas con VIH no es tanto la discriminación por parte de terceras personas sino que el enfermo se anticipa a esa discriminación para evitar situaciones incomodas", explica. En esta línea, estudios llevados a cabo por esta experta, muestran que el 80 por ciento de las personas entrevistadas con VIH no lo habían comunicado en su trabajo, del resto, al menos un 10 por ciento afirmaba algún tipo de discriminación.

En el caso concreto de las mujeres, Fuster advierte de que el "grado de evitación es mayor que en los hombres" y, especialmente, en lo que se refiere al mundo laboral, en gran parte porque "padecen más ansiedad, depresión, mayores sentimientos negativos que los hombres, además de las situaciones de evitación; y se sienten asiladas, sin red social de amigos, y absolutamente ocultas tras con su condición de VIH".


"UNA TABLA DE SALVACIÓN O UNA FUENTE DE ESTRÉS"

Recientemente se hacía público el Informe 2011 del Servicio de Asesoría Jurídica del Observatorio de Derechos Humanos de Red Comunitaria sobre el VIH/sida del Estado Español (REDVIH) que reflejaba que las consultas jurídicas por problemas laborales que las personas con VIH/sida realizaron en 2011 han aumentado un 2 por ciento respecto al año anterior, pasando de suponer el 26 por ciento a representar el 28 por ciento del total.

Esta experta recuerda que para este grupo de pacientes en general el trabajo puede convertirse en "una tabla de salvación o una fuente de estrés". Aunque está claro que ayuda a aumentar su calidad de vida, el hecho de no poder hablar de su patología en el trabajo puede constituir un problema emocional.

No obstante, confirma que diversos estudios han demostrado que las personas que mejor calidad de vida tienen son las que estaban trabajando, pero sobre todo las son autónomos, "al contrario que la población general sin VIH", principalmente porque pueden gestionar su tiempo.

Entre los problemas que aumentan este tipo de discriminación se encuentra el desconocimiento por parte de los empresarios de la enfermedad y los falsos mitos. En este sentido, la psicóloga destaca que son muchos los empresarios que tienen una percepción de que estos pacientes tienen bajo rendimiento, y, por otro lado, los hay que tienen perjuicios sociales y miedo a un de absentismo laboral alto por la enfermedad.

El impacto de los cambios físicos y, en concreto, de la lipodistrofia es otro de los factores que aumentan las situaciones de estigma en las mujeres, ya que estas son las que la padecen en mayor medida. "Si es muy grave tiene una repercusión muy clara en términos de encontrar trabajo" y, afirma, por este motivo, "existen muchas mujeres deprimidas y angustiadas que no tiene perspectiva de futuro".

Para evitar estas situaciones, desde SEISIDA recomiendan intervenir en al menos tres ámbitos: el primero, actuaciones para reducir el rechazo social, a través de acciones de sensibilización para cambiar la percepción que del VIH se tiene; capacitar a las mujeres con VIH para que sepan afrontar esta estigmatización, potenciando su autoestima, sus habilidades y dotándolas de apoyo social; y, finalmente, disminuir la discriminación que existe en el ámbito de las instituciones.

16/4/17

Por qué realizarse el examen del VIH y qué pasos seguir cuando el resultado es positivo

Por qué realizarse el examen del VIH y qué pasos seguir cuando el resultado es positivo

biobiochile.cl

Pese a que el Ministerio de Salud ha llevado a cabo algunas campañas de prevención del VIH, en conjunto con organizaciones no gubernamentales que buscan crear conciencia sobre este virus y la enfermedad del SIDA, no muy a menudo vemos tales contenidos en medios de comunicación masivos, de una manera amplia y que abarque todas las etapas por las que podría pasar una persona desde el momento que decide hacerse el examen.

Y es que al parecer, hablar sobre el VIH continúa siendo un tabú en muchos contextos, aún cuando las estadísticas son preocupantes. Recién el año pasado la Universidad de Chile, a través de su Centro de VIH, informó que los contagios por este virus aumentaron 68,7% en los últimos 10 años en Chile, afectando principalmente a jóvenes entre 15 y 24 años.

Esto indica que en la actualidad existen más de 30.000 casos confirmados de VIH, y se estima que entre 20.000 y 25.000 personas podrían estar infectadas, sin saberlo.

Es por eso que el realizarse la prueba se vuelve tan relevante a la hora de enfrentar este virus, más allá de la vergüenza o el temor que te puede invadir si crees que tuviste alguna experiencia de riesgo.

En este contexto, aunque parezca extraño, aún existen personas que no saben con exactitud de qué se trata este virus, cómo se ataca en el caso de que resultes positivo y, lo más importante desde ese momento, cómo te protege la ley en el sistema de salud, para continuar con tu vida de la mejor manera posible.


¿Qué es el VIH / SIDA?

El Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) ataca el sistema inmunitario a través de la destrucción de los glóbulos blancos, los mismos que nos protegen de las infecciones. De acuerdo al Minsal, éste se propaga por contacto con sangre, semen, líquido preseminal, secreciones vaginales y rectales o la leche materna de una persona que tiene el virus.

Actividades cotidianas como saludar, abrazar, besar, llorar (lágrimas) compartir baño, perillas de puerta, compartir loza, contacto con animales o picaduras de insecto, no transmiten el virus, debido a que éste puede vivir mucho tiempo fuera del cuerpo humano.

Otro punto importante es distinguir entre VIH y SIDA. Este último, es la etapa final de la infección, cuando el sistema inmunitario de la persona está gravemente deteriorado y aparecen las denominadas enfermedades oportunistas. Por lo mismo, no todos los pacientes seropositivos desarrollan SIDA.


La importancia del examen y cómo proceder


Así como realizarse chequeos médicos periódicos, tomarse una muestra para el VIH debiese ser una práctica regular en aquellas personas que mantienen un comportamiento sexual de riesgo o que por alguna u otra razón han sufrido algún accidente que los haya dejado expuestos a este virus u otra ETS (Enfermedad de Transmisión Sexual).

Si tienes dudas, debes realizarse el Test de Elisa, un examen de sangre específico que detecta los anticuerpos que genera el organismo frente al virus. Esta prueba se puede realizar en hospitales, clínicas, consultorios o laboratorios privados. En los recintos públicos no tiene ningún costo, y en los privados su valor no debería superar los 5 mil pesos.

Cabe señalar que de acuerdo al Minsal, internacionalmente se ha establecido “un periodo de 3 meses después de adquirido el virus como el tiempo en que la mayoría de las personas desarrollan anticuerpos antiVIH detectables por el examen”. Al tiempo que transcurre desde que una persona adquiere el VIH, hasta que el organismo crea los anticuerpos suficientes para ser detectados, se le denomina “periodo de ventana”.

También debes saber que este examen es completamente voluntario, pues de acuerdo a la Ley 19.770, nadie puede ser obligado a practicárselo contra su voluntad. Además, es confidencial y debe quedar una constancia escrita de tu consentimiento o de tu representante legal, si procede.

Una vez que llegas al centro de salud en cuestión y antes de realizarte la prueba, la ley exige que recibas consejería sobre tu derecho a no practicarte el examen, qué es el VIH, cómo funciona en el organismo, lo que implica ser portador, formas de contagio y cómo prevenir. Esta orientación también es confidencial y es otorgada por personal de salud capacitado.

Una vez que te entreguen los resultados, independiente si resulta positivo o negativo, también debes recibir orientación, algo que no siempre se cumple pero que sí puedes exigir. La idea es que esto te permita tomar decisiones informadas respecto de tus comportamientos futuros, tanto para permanecer sin infección como para integrarse y mantenerse en los sistemas de control y tratamiento si resultaste positivo.

Cabe señalar que este examen es bastante confiable, pues se realiza varias veces con el objetivo de confirmar el resultado. De hecho, todas las pruebas que arrojen positivo, deben ser sometidas a un nuevo examen en el laboratorio y en duplicado.

Y eso no es todo, pues en caso de resultar positivo en al menos dos de los tres exámenes aplicados, el laboratorio en cuestión tiene la obligación de requerir un examen suplementario al Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) para confirmar los resultados. Si la entidad confirma el resultado positivo de la muestra enviada, el laboratorio deberá aplicar una segunda muestra de sangre al paciente para certificar su identidad, y sólo después de esta confirmación se entregan los resultados al interesado.

El resultado lo debe entregar algún miembro del personal médico, en forma reservada, por escrito y de palabra. Si el afectado está incapacitado para recibir la información, puede ser entregada a su representante legal, apoderado o familiar que lo acompañe.


Si el resultado es positivo….¿Qué sigue?

Dentro de la orientación que debes recibir al momento de la entrega del resultado, deben explicarte en qué consiste el tratamiento y cómo proceder para acceder a la terapia, independiente de tu previsión de saludad.

Una vez que la persona es diagnosticada con el virus, se le somete a un tratamiento de fármacos antirretrovirales (TAR), y que consiste en la ingesta de varios medicamentos combinados. Además, se utilizan diferentes antirretrovirales de acuerdo a las etapas del ciclo vital del virus.

Si bien el TAR no cura la infección, sí evita la multiplicación del virus y reduce la concentración del mismo en el organismo. En esta línea, a menor concentración del VIH en nuestro cuerpo, el sistema inmune se encuentra más estable y evita que la infección evolucione a SIDA.

La terapia también ayuda a las personas seropositivas a tener una mejor calidad de vida e, incluso, reduce el riesgo de transmisión del VIH, pues al disminuir la concentración del virus en la sangre, el paciente podría convertirse en un seropositivo con carga viral indetectable.


¿Cómo enfrento el tratamiento?

Lo primero que debes saber es que la cobertura de esta enfermedad, por parte del sistema de salud, está garantizada por ley, independiente si estás afiliado a una Isapre o Fonasa.

El tratamiento del VIH forma parte de las Garantías Explícitas en Salud (AUGE o GES). Y en este sentido, tendrás tiempos máximos de espera para recibir las prestaciones correspondientes.

De acuerdo al Fondo Nacional de Salud y a la Superintendencia de Salud, en el caso de pertenecer a Fonasa, una vez que tienes la notificación en mano, ingresarás al sistema AUGE a través del hospital o consultorio donde fuiste atendido.

Si perteneces a una Isapre, el médico tratante deberá rellenar el Formulario de Constancia de Información al Paciente GES, el mismo que deberás presentar en tu Isapre para que luego te inscriban en la red Ges.

También debes saber que tienes todo el derecho a aceptar o rechazar el establecimiento de la red de prestadores que te asigne tu sistema de salud. Eso sí, si estás en Isapre pierdes los beneficios y pasará a funcionar la cobertura del plan de salud con el que cuentas. En Fonasa, tendrás que cancelar el monto que no cubra tu tramo.

En términos de costos, si eres parte de Fonasa, pagas cero por atención, medicamentos y exámenes. Si eres Isapre, ésta cubre el 80% del valor del tratamiento y exámenes específicos, el 20% restante es el copago que debes cancelar.

Eso sí, independiente de tu previsión, los medicamentos y exámenes a cubrir son los mismos en ambos sistemas, pues están dirigidos por el Ministerio de Salud.


¿La cobertura incluye enfermedades oportunistas?


Las enfermedades oportunistas son aquellas que se origina por el VIH y aparecen cuando tu sistema inmune está debilitado, pero a diferencia de lo anterior, su cobertura variará según tu afiliación.

Si eres paciente GES vía Isapre, debes consultar bien el tipo de enfermedad y etapa, pues no cubren todo tipo de enfermedades aún cuando se compruebe que fue ocasionada por el VIH. En ese caso, su cobertura durante el tratamiento dependerá estrictamente del plan de salud que tengas contratado.

En el caso de Fonasa, sí cubre cualquier enfermedad oportunista que surja durante el tratamiento, siempre y cuando se confirme que se provocó por el VIH.


¿En qué otros aspectos me protege la ley?

La misma Ley 19. 779, además de resguardar los derechos de las personas, respecto a la prevención, diagnóstico, control y tratamiento del VIH/SIDA, también exige “el libre e igualitario ejercicio de los derechos de las personas que viven con VIH, impidiendo las discriminaciones para su acceso a educación, trabajo y salud”.

En este sentido, si estás postulando a un trabajo debes saber que no pueden exigirte un examen de VIH. Tampoco pueden despedirte ni condicionar tu permanencia, renovación o promoción a los resultados del examen.

En la misma línea de lo anterior, tampoco pueden impedir tu ingreso a un colegio o institución de educación superior por tener VIH.

En salud ocurre lo mismo, jamás pueden negar atención médica, sea en un establecimiento de salud público o privado.

Para estos tres casos anteriores, la ley establece una multa de 10 a 50 unidades tributarias mensuales (UTM), además de exigir una respuesta por el daño causado a través de una denuncia que debe realizarse en el juzgado de policía local correspondiente o en algún juzgado del trabajo, según el caso.

10/3/17

El origen del VIH se encuentra en los gorilas [10-3-17]


El origen del VIH se encuentra en los gorilas

El origen del VIH-1, el virus que provoca el sida en su forma más infecciosa y virulenta, está en los gorilas del sur de Camerún (Gorilla gorilla gorilla), actualmente en peligro de extinción, según una investigación internacional con científicos de Brasil, Francia, Estados Unidos, Reino Unido y varios países africanos y que ha sido publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America (PNAS). El misterio, al fin, ha sido resuelto.

Hasta ahora se pensaba que la mayor parte de la pandemia actual había saltado desde el chimpancé al ser humano. Sin embargo, este nuevo trabajo, arroja al fin luz sobre este asunto, descartando a los chimpancés y señalando a los gorilas de Camerún como propagadores de este virus a través del virus de inmunodeficiencia de los simios (VIS).

“Ambas especies, chimpancés y gorilas, albergan virus que son capaces de cruzar la barrera de las especies y saltar a humanos causando grandes enfermedades. Y al igual que en el caso ya conocido de los chimpancés, el modo de transmisión a humanos más probable en el caso de los gorilas es a través de la exposición a sangre y tejidos infectados durante la caza de animales silvestres”, afirma a la agencia Sinc Martine Peeters, coautora del estudio.

Los científicos examinaron muestras de heces de diferentes especies y subespecies de gorilas por todo el centro de África con la intención de buscar anticuerpos que pudieran dar pistas sobre la presencia del virus de inmunodeficiencia simio, descubriendo esta conexión con los gorilas occidentales de las tierras bajas y poniendo fin a las hipótesis que habían relacionado a nuestros vecinos primates homínidos como responsables de la pandemia humana.

7/3/17

¿Debería ser delito la transmisión consciente del VIH? [7-3-17]


¿Debería ser delito la transmisión consciente del VIH?

La condena a nueve años en España para un hombre que ocultó y transmitió el virus de la inmunodeficiencia humana ha vuelto a reavivar el debate. BBC Mundo ha preguntado a los expertos.

El Tribunal Supremo de España ratificó la condena de 9 años de prisión para un hombre que ocultó a su pareja que era seropositivo, infectándola con el VIH.

Una sentencia de cárcel en España reaviva el debate sobre si se debería aplicar el derecho penal a las personas que transmitan el virus de la inmunodeficiencia humana.

El Tribunal Supremo de España ratificó la condena de 9 años de prisión para un hombre que ocultó a su pareja que era seropositivo, infectándola con el VIH.

La instancia no admitió el recurso presentado por el acusado.

Éste alegaba vulneración al derecho a la presunción de inocencia y falta de credibilidad de la víctima, con quien mantiene un contencioso sobre la propiedad de una finca.

Según los hechos recogidos en el auto, el ahora condenado fue diagnosticado seropositivo en abril de 2000 y fue en 2007 cuando inició la relación con la mujer.

Estuvieron juntos hasta 2012.

De acuerdo al tribunal, durante esos cinco años el acusado ocultó a su pareja que era portador del VIH y mantuvieron relaciones sexuales sin protección.

En 2011 la mujer comenzó a sospechar que su pareja pudiera tener el virus y se sometió a un análisis, lo que confirmó el contagio.

"Transmisión intencionada"

Ante esta relación de hechos, el tribunal determinó que el acusado había ocultado deliberadamente su estado y ese fue el motivo por el que ratificó la sentencia.

En esa misma línea, la transmisión intencionada es el único caso en el que el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida, Onusida, considera pertinente aplicar la legislación penal a las personas que transmiten la infección por el VIH o exponen a otros al virus.

"Esto es, cuando la persona conoce su estado serológico positivo con respecto al VIH y actúa con intención de transmitirlo o, efectivamente, lo hace", señala en el informe Penalización de la Transmisión del VIH, de 2008 y su revisión de 2013, pero de plena vigencia, según señaló la agencia a BBC Mundo.

Onusida dice que la ley penal debe aplicarse cuando la persona conoce su estado serológico positivo y actúa con intención de transmitirlo.

"Si una persona que sabe que es VIH-positiva actúa con la intención de transmitir el virus y lo transmite (...), el daño causado justifica el castigo", añade.

"En otros casos los legisladores, los fiscales y los jueces deberían rechazar la aplicación del derecho penal".

Otros casos

Según Onusida, no se debería aplicar a aquellos casos en los que no exista "un riesgo significactivo" de la transmisión o en los que la persona no sabía que era VIH-positiva, no comprendía cómo se transmitía el VIH, reveló su situación a la persona en riesgo o no lo hizo por miedo a la violencia.

Y tampoco contra quien tomó "medidas razonables" de protección para reducir el riesgo de transmisión o acordó previamente con la otra persona "un nivel de riesgo mutuamente aceptable".

Así, la agencia recomienda a los gobiernos evitar legislar específicamente sobre el VIH y aplicar, en cambio, el derecho penal general a los casos de transmisión intencionada.

También "elaborar directrices para limitar la discrecionalidad de la policía y la fiscalía en la aplicación" de la legislación penal.

Y es que Onusida cree que esto último crea "un riesgo real" de aumentar el estigma y la discriminación.

"Es muy probable que los procesamientos y las condenas caigan sobre los miembros de grupos marginados, como los profesionales del sexo, los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres y las personas que se inyectan drogas", señala.

Obligación de revelar

Por esa razón, el organismo también recomienda derogar la obligación legal de revelar el propio estado serológico o el de otros, en el caso de trabajadores sanitarios, vigente en algunos países.

"Todo el mundo tiene derecho a la intimidad sobre su salud y no se debe exigir por ley revelar dicha información, especialmente cuando pueda provocar estigma y discriminación graves o posible violencia".

Asimismo, considera inapropiado promulgar leyes que penalizan la transmisión maternoinfantil del virus.

"Todas las personas tienen derecho a tener hijos, incluidas las mujeres que viven con VIH", apunta Onusida.

El organismo de la ONU recomienda derogar la obligación legal de revelar el propio estado serológico o el de otros, en el caso de trabajadores sanitarios, vigente en algunos países.

Y añade: "Cuando se asesora a las mujeres embarazadas sobre los beneficios de la terapia antrirretrovírica, casi todas acceden a recibir tratamiento".

La postura de Edwin Bernard, coordinador del HIV Justice Network, una red de información sobre la criminalización del VIH a nivel internacional y de asesoría legal, no dista mucho de las recomendaciones del programa de Naciones Unidas.

"Los únicos casos en los que es apropiado aplicar la legislación penal es cuando ha habido mala intención y suelen ser muy poco frecuentes", le dice a BBC Mundo.

Y recalca que "no decir que se es portador del virus y guardarlo en secreto no es lo mismo que querer contagiarlo".

Hay varios motivos para no contarlo, según el activista: el estigma, la violencia, incluso la negación de la propia condición.

Concienciación, no persecución

Por ello, cree que las legislaciones sobre VIH de los países deberían estar dirigidas a la concienciación y al apoyo para la erradicación de la enfermedad y no al enjuiciamiento.

América Latina es una región especialmente consciente de esto, asegura.

"Tiene un buen historial de entendimiento de que con respecto al VIH la ley debe ser de apoyo no de persecución", sentencia.

"Ha habido muy pocos casos conocidos de enjuiciamiento por transmisión de VIH en América Latina. La mayoría han tenido lugar en Brasil y bajo la legislación penal general, no específica".

En España, por contra, entre 1996 y 2012 se registraron 90 procesos legales por el contagio del virus.

Ha habido muy pocos casos conocidos de enjuiciamiento por transmisión de VIH en América Latina.

Así lo registra el informe Las tendencias temporales, características y evidencias del avance científico en las denuncias legales por supuesta transmisión sexual del VIH: 1996-2012.

Aunque el país con más procesos debidos a esa causa es Estados Unidos, donde 30 estados tienen legislación específica sobre el VIH.

"Después de ocho años haciendo seguimiento al tema, puedo decir que los sistemas judiciales, los fiscales y los jueces, no entienden cómo ha avanzado la ciencia, cuánto a crecido la esperanza de vida de los portadores del virus. No saben que el riesgo de transmisión es muy bajo", critica Bernard.

Para el activista, en una situación ideal habría uno o dos procesos judiciales al año relacionados con el tema.

"La ley debería ser empleada, por ejemplo, en casos de violación. Pero cuando el sexo es consensuado y los implicados son conscientes de los riesgos, la responsabilidad también debería ser compartida".

4/3/17

La vacuna terapéutica contra el VIH

La vacuna terapéutica contra el VIH

Un ensayo clínico de vacuna terapéutica contra el VIH dirigido por el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, en Barcelona, ha logrado por primera vez que el sistema inmunitario de cinco personas infectadas controle por sí solo el virus durante un periodo de hasta 27 semanas sin tomar antirretrovirales. EFEsalud ha hablado con la coordinadora estatal CESIDA y el grupo de trabajo GeSIDA para analizar qué supone este hallazgo para las personas seropositivas y en qué punto se encuentra la investigación

efesalud.com

El ensayo clínico ha demostrado por primera vez que el sistema inmunitario de las personas que conviven con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se puede “reeducar” en algunos casos para controlar el virus durante largos periodos de tiempo sin tomar tratamiento antirretroviral. En concreto, cinco de los 13 participantes han logrado controlar el virus desde hace 5, 13, 17, 20 y 27 semanas en cada caso.

Esta vacuna terapéutica contra el VIH, la MVA.HIV.consv, ha sido desarrollada por investigadores de la Universidad de Oxford.

El estudio está dirigido por IrsiCaixa y la Fundación Lucha contra el Sida, y se lleva a cabo en el Hospital Germans Trias i Pujol, el Hospital Clínic-IDIBAPS y el centro comunitario BCN Checkpoint, con Financiación de la Fundació Glòria Soler, la Gala Sida Barcelona y el Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

El investigador del Hospital Clínic de Barcelona, Josep María Gatell, afirmó la semana pasada en Madrid que ya hay estudios que demuestran que una vacuna terapéutica contra el VIH es posible, “en algún momento en el futuro”, aunque “no una realidad pasado mañana”. Gatell codirige, junto con el doctor Bonaventura Clotet, el proyecto HIVACAT, el programa catalán para el desarrollo de una vacuna efectiva del sida.


El ensayo

El ensayo clínico ha combinado dos tipos de tratamientos: por un lado, se ha empleado un fármaco antilatencia, la romidepsina, que hace salir al virus de su reservorio, ya que el virus se oculta de manera silenciosa en las células inmunitarias. Después, con la vacuna terapéutica se aumenta el nivel de las defensas para que sean capaces de controlar el virus y destruir las células donde se refugia.

La romidepsina no está autorizada para un uso comercial y solo se puede usar en protocolos experimentales.

“Los resultados han sido modestos: la parte positiva es que se ha demostrado que hay un efecto en esta estrategia, lo que llamamos la “prueba de concepto”, y no se han descrito efectos secundarios graves”, analiza José Alcamí, coordinador del Grupo de Patogenia y Vacunas de la Red Española de Investigación en Sida y miembro del Grupo de Estudio del Sida (GESIDA) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC).

“La parte más pesimista –añade- es que lo que se ha alcanzado no es suficiente y necesitaríamos una combinación que fuera eficaz al 100% que consiguiera controlar la carga viral hasta niveles no detectables”. A su juicio, todavía queda mucho para que esto se pueda llevar a la práctica clínica.

Desde la coordinadora estatal CESIDA, su presidente, Juan Ramón Barrios, también ha valorado estos resultados: “La vacuna terapéutica es una de las esperanzas de las personas con VIH para controlar el virus y dejar los tratamientos crónicos que siempre tienen sus efectos indeseables. No obstante, debemos tener cautela porque hasta que la vacuna terapéutica sea una realidad al alcance de todas las personas pueden pasar muchos años”, declara en una entrevista con EFESalud.


Líneas de investigación en la actualidad

Barrios recuerda con especial dolor la época en la que las personas seropositivas tenían que tomar entre 15 y 20 pastillas a distintas horas del día, con lo que aquello suponía de estrés y los efectos secundarios que ocasionaba: lipodistrofia, cólicos renales, neuropatías, insomnios, diarreas o vómitos.

“Estamos en un escenario muy positivo porque el tratamiento con los fármacos actuales consigue reducir la carga viral a cero y el control del virus hace que los pacientes tengan una buena calidad de vida y una supervivencia prácticamente igual que la que tiene una persona sin VIH”, valora José Alcamí.

El reto de la investigación está ahora en encontrar una estrategia que permita eliminar el virus definitivamente o controlarlo sin necesidad de tomar una medicación diaria de por vida.

Para Alcamí, “el gran caballo de batalla” son los reservorios, ya que el virus se encuentra “apagado” formando unos reservorios que no son eliminados por el tratamiento y a partir de los cuales puede volver a multiplicarse.

“Hay tres desafíos: la vacuna como prevención a la infección teniendo prácticas de riesgo, la vacuna terapéutica para que las personas con VIH no desarrollen sida sin tratamiento, y las inyecciones antirretrovirales que se administran cada ciertos meses”, destaca Juan Ramón Barrios.

De acuerdo con el experto de GeSIDA, otra de las líneas de investigación actuales es la terapia génica, un procedimiento que consiste en extraer células del sistema inmune del paciente, modificarlas genéticamente en el laboratorio para hacerlas resistentes al VIH y volverlas a introducir en el organismo.

De esta manera, coexisten las células infectadas, que poco a poco se van muriendo, y las resistentes al virus, que generarán un nuevo sistema inmunológico, algo muy similar a lo que ocurre en los trasplantes de médula.

Esta técnica se basa en el asombroso caso de Timothy Ray Brown, el llamado “paciente de Berlín”, que es la única persona que ha logrado eliminar por completo el VIH de su cuerpo.

Después de diagnosticarle VIH en el año 1995, los médicos le detectaron una leucemia mieloidea aguda. Además del tratamiento con antirretrovirales, Brown fue sometido a radiaciones de quimioterapia y radioterapia y recibió un trasplante de médula ósea de un donante con una mutación que suprime la función del gen CCR5, que codifica una proteína que facilita la entrada del VIH en las células humanas.

Tras el tratamiento, no sólo se curó de la leucemia, sino que sus niveles de VIH disminuyeron a niveles casi indetectables y se han mantenido así incluso después de haber dejado de tomar los medicamentos antirretrovirales.

“Los ensayos de trasplante de médula con terapia génica se han realizado en personas que tienen otra enfermedad que requiere este trasplante, pero no es ético ni recomendable emplear estas técnicas que tienen una alta tasa de mortalidad en pacientes que están bien controlados con la medicación diaria”, explica José Alcamí.

“Desde 2012, se han recortado brutalmente los recursos destinados a VIH-sida. Las administraciones deben apostar por la investigación porque, aunque ahora suponga un desembolso, es un beneficio a medio y largo plazo para poner fin a esta epidemia”, concluye el presidente de CESIDA.